La niña de plata

Lope de Vega

Los clásicos no defraudan, cierto es. Esta comedia de 1613 de Lope, aunque algunos expertos dudan de que el tercer acto sea suyo, es un magnífico ejemplo de la calidad del teatro barroco. Una comedia de intriga amorosa, llena de humor, de tensión dramática, de alta calidad poética, que es, además, un elogio a la fidelidad, en el caso de Dorotea, la protagonista; y de la capacidad de rectificar, personificada en el infante D. Enrique. Para disfrutar. Dorotea, la Niña de Plata, se mantiene fiel a su amor por D. Juan, al que se opone el padre de éste, muy avaro, a pesar de los requerimientos de otros pretendientes.