Publio y la última Amazona

Anastassia Espinel Souares

En esta obra, retrocedemos en el tiempo, al año 18 a.C, unas embarcaciones navegan las aguas del Ponto Euxino rumbo al norte, hacia el Bósforo Cimerio, hoy la costa del Mar Negro. En tiempos romanos, una antigua colonia griega de origen Jonio asediada por diversos pueblos entre ellos los heptacometas, y por supuesto los roloxanos, descritos magistralmente en estas páginas.
Al arribar a sus costas la expedición de Publio, el capricho soplo de la brisa del mar y de la abundancia del pescado salado merodean los sentidos del lector. El bullicio de una ciudad, el encuentro de gentes de todos los rincones del mundo antiguo vagando por las orillas de un puerto comercial, la inusual hospitalidad de extraños individuos luciendo exóticas prendas, invitan a detenernos en un mundo hoy inexistente.
Cada nueva aventura emprendida por Publio, su padre y Rufino en los rincones más alejados del mundo antiguo ha sido una oportunidad para ir perfilando la madurez emocional e intelectual del personaje principal, necesarios en un militar romano. Solo el duro entrenamiento y las experiencias más diversas, podrían formar el carácter de un futuro soldado como Publio, capaz de adentrarse en la mente del bárbaro y prever sus acciones.