La calavera que gritaba

Francis Marion Crawford

Se trata de una narración que no pasó desapercibida en su época, como casi ningún cuento de Crawford, pero con el tiempo quedó sumida en el olvido y recopilada en muy pocas antologías del género. Una calavera dentro de una caja de sombreros, un marido que asesina a su esposa con plomo fundido, un grito que raja la tranquilidad de la noche y hela la espina dorsal del único ocupante de la casa, un viento que mueve a la imaginación a tal punto de creer en fantasmas son algunos de los ingredientes que encontramos en esta extraordinaria obra de un no menos extraordinario escritor injustamente situado por debajo de otros autores del género fantástico como Poe o Lovecraft.