Tres narraciones vulgares

Carlos Octavio Bunge

Carlos Bunge fue uno de los grandes y prolíficos escritores sobre temas sociológicos y jurídicos que tuvo Argentina, y esa obra fue fruto de una trayectoria profesional de largo alcance y valía.
En 1903, Bunge comienza su actividad como escritor de novelas (con la obra La novela de la sangre), cuentos y obras de teatro. Ese año, además, publica Nuestra América, quizás su obra principal y la que lo consagra como ensayista, pensador y sociólogo. Se trata de un estudio psico-sociológico acerca de la política de los pueblos hispanoamericanos en todas sus modalidades, y donde censura la demagogia y el caudillismo sudamericanos. En ella reconoce, siguiendo los preceptos de Sarmiento, en la educación española y el mestizamiento con razas de color, las causas de los vicios de nuestra gente. Como en el Facundo, también Bunge ejemplificó estas doctrinas en la figura de los caudillos provinciales, como Rosas y Porfirio Díaz.