Robin Hood

Autor anónimo

Robin Hood fue un arquetípico héroe y forajido del folclore inglés medieval.

Según la leyenda, Robin Hood era un barón llamado Robin Longstride o Robin de Loxsley, quien era de gran corazón y vivía fuera de la ley, escondido en el Bosque de Sherwood y de Barnsdale, cerca de la ciudad de Nottingham. Hábil arquero, defensor de los pobres y oprimidos, luchaba contra el sheriff de Nottingham y el príncipe Juan sin Tierra, que utilizaban la fuerza pública para acaparar ilegítimamente las riquezas de los nobles que se les oponían. En la Inglaterra del medievo, todo individuo que se oponía a los edictos reales era considerado un forajido.
Según las opiniones de Robert Graves, Robin no es el diminutivo de Robert ni tampoco significaba originalmente al petirrojo (llamado en inglés, precisamente, robin) sino que sería un antiguo nombre céltico cuyo significado era el de [carnero] (robinet) como se llama aún robinete, robinet, rubinetto a los grifos de algunas fuentes públicas adornadas por una figura con cuernos.
Por su parte Hood (o Hud) - siempre según Graves- no correspondía a la capucha; ha sido el nombre dado al leño (en inglés actual wood) tallado de una [encina] sagrada y quemado para las fiestas rituales de la primavera europea (en el mes de [mayo]); en tal leño se suponía la existencia de un insecto, como un "piojo", que era llamado también "hood"; se suponía que tal "piojo" lograba saltar junto a las chispas del fuego, quedando así alegremente siempre libre del peligro.
Como curiosidad cabe señalar que con el tiempo se utilizó la popular figura de Robin Hood como icono reivindicativo defensor de la causa Sajona contra los Normandos. La figura de Lady Mariana, como novia de Robin, que aparece por primera vez en Baladas del siglo XV, también fue utilizada como reivindicación de la conciencia femenina a partir del siglo XIX.

Audiolectura