Pataguya

José Asunción Silva

Pataguya constituye un hermoso estudio sicológico, una vivisección de almas en que todo está sugerido y no explicado. Se trata de un estudio doble, en que se analiza tanto a Pataguya como al anónimo narrador. Dada la forma autobiográfica, el lector tiene necesariamente que observar a Pataguya a través de los ojos del relator, y formula su opinión acerca de éste a base de las actitudes que despliega hacia Pataguya y hacia sí mismo. Resulta que los dos protagonistas son personalidades opuestas: Pataguya es extrovertido, espontáneo, enamorado de la vida, aun cuando es burdo y de alcances intelectuales muy modestos; el narrador, al contrario, es ensimismado, reconcentrado, excesivamente sensible y quisquilloso, a pesar de poseer finísimas facultades de espíritu.