Memorias de la casa de los muertos

Fiódor Mijáilovich Dostoievski

En esta obra se refleja la desesperación del autor cuando estuvo encarcelado por crìmenes contra la seguridad del Estado. Se le acusó de debatir sobre las ideas utópicas socialistas y liberales surgidas en Francia.
Recoge las vivencias del personaje Alejandro Petróvich en la cárcel siberiana por matar a su esposa en el primer año de su matrimonio. Cada capítulo de la obra describe las anécdotas, las distintas temáticas y conversaciones o experiencias que viven los presos, sus sentimientos acerca de la navidad, el verano, intentos de fugas y otros detalles de la sociedad, la administración y la cultura rusas. En este libro, que fue publicado por capítulos en una revista que fundó el autor junto con su hermano Mijaíl, se reflejan sus propias experiencias en la cárcel, la falta de libertad, el frío, la soledad, los duros trabajos forzados, el tipo de personas con las que convivió y que a pesar de ser criminales describe con una gran humanidad. En esta obra se hace una profunda reflexión sobre la psicología criminal. Transmite sus conocimientos de la Biblia, libro que el propio autor leía a diario en prisión y del que derivó su idea del uso del sufrimiento como liberación y salvación espiritual.
La historia transcurre en su mayoría en el primer año de prisión, sin que se especifiquen fechas ni tiempos exactos. Aparecen varias publicaciones alternativas como "Recuerdos de la casa de los muertos", "Memorias de la casa muerta", "Notas de la casa muerta" o "El sepulcro de los vivos". Alejandro Petróvich es el principal personaje que vive capítulos estremecedores. Cuenta sus experiencias, como el primer día que llegó a la prisión, o cómo se idealiza la libertad cuando no se tiene, los amigos, los granujas, los desprecios que sufre, los grupos que se forman, los abusadores de todo tipo, el odio en algunos, la astucia de otros, la inteligencia, los sueños, los delatores. El autor llega a la conclusión de que la única posibilidad de libertad para el hombre en la cárcel son los libros.

Versiones disponibles

Audiolectura