Sobre la firmeza del sabio

Lucio Anneo Séneca

En Sobre la firmeza del sabio, Séneca demostraba que el sabio firme y sereno frente a la adversidad, era inmune a las desgracias.
Pone la virtud a la altura de lo perfecto, de lo divino. Por tanto, tanto como el sabio no puede ser perjudicado, tampoco puede ser favorecido.
La virtud hace que el sabio no vea alterado su espíritu por ninguna cosa. El sabio no conoce la esperanza ni la aprensión. En fin, La serenidad es el bien exclusivo y más preciado del sabio.