La caída del águila

Carlos Gagini Chavarría

Literatura de pelea, escrita para rechazar categoricamente el imperio del fuerte sobre el débíl, destinada a despertar la conciencia de Latinoamérica. Novela llena de puntas hirientes. El autor no está interesado en describir costumbres; ni en hacer, metido en la escafandra freudiana, profuncdos buceos psicológicos; ni en tejer filigranas estilisticas. Por encima de las preocupaciones estéticas, se halla su hondo deseo de levantar ánimos, de convocar conciencias, de combatir agravios, de distinguir claramente entre convivencia y sometimiento. Consecuente con su intención, asume francamente su papel de omnisciente, que no quiere dejar significados ocultos a lo largo del texto. Toma al lector de la mano y lo lleva por su mundo novelesco, del que no finge ignorar nada. Va derecho al grano sin tediosas morosidades ni desviaciones extravagantes.