Epistolario de José Joaquín Olmedo

José Joaquín de Olmedo

La correspondencia de Olmedo constituye por muchos conceptos una revelación. Viene a dar la clave histórica de lo que, por los solos escritos públicos, había sido siempre una incógnita insoluble, pues el tenor de ciertos escritos y de ciertas actitudes suyas parecía incompatible con la tendencia que pudiera llamarse intimista de su carácter, con su falta de agresividad, con su moderación, con su timidez y encogimiento.
El epistolario, en su notable variedad de temas y de tonos, demuestra la capacidad proteica de Olmedo para adaptarse a las más diversas circunstancias, y para salir de sí mismo, aun con alguna violencia, en el cumplimiento valeroso de lo que veía ser su deber.