Los caleidoscopios de la identidad

William Ospina

La conclusión necesaria de esa reflexión es que ningún país de Suramérica debería tener tanta vocación continental y tanto liderazgo continental como Colombia: país mestizo, país blanco, país negro, país indígena, país caribeño, país andino, del Pacífico, de los llanos y de la Amazonía. ¿Por qué no los tiene? tal vez porque no basta ser, también es necesario saber. No basta la existencia, es necesaria la conciencia y desafortunadamente el discurso que orientó nuestra vida institucional durante más de un siglo fue el de miguel Antonio Caro, brillante intelectual, erudito, gran orador, escritor, latinista y gramático que no sabía nada de este mundo americano porque vivía en las nubes del clasicismo y ni siquiera tenía el alma en Europa sino en la Roma de Virgilio. (Fragmento)