La conquista de Valencia por el Cid

Estanislao de Kotska Vayo

La mejor es sin duda La conquista de Valencia por el Cid (1831), elogiada por Serafín Estébanez Calderón, y donde se esfuerza por penetrar en el espíritu caballeresco de la Edad Media incluso adaptando el lenguaje, aunque el estilo peca de cierta ampulosidad; en el prólogo declara además su intención de prescindir de toda influencia extranjera en el hecho de crear una novela histórica autóctona.