Esaú y Jacob

Joaquim Maria Machado de Assis

Esta obra, trata sobre dos hermanos, Pedro y Pablo, hijos gemelos de Natividad, que es una mujer muy hermosa y que movida por la curiosidad natural de todas las madres de conocer el porvenir de sus hijos, consulta a una mestiza, llamada Bárbara, ésta, predice que serán "grandes cosas futuras". La madre confiando en que el porvenir de sus hijos sería importante, los educa para que se transformen en grandes hombres, que sean enriquecidos por la fortuna y victoriosos en todos los sentidos de la vida.
Los gemelos, Pedro y Pablo, mientras van creciendo demuestran cada vez más su implacable y vivo contraste, dando lugar a la repetición de las opuestas naturalezas, enemigas una de la otra: Esaú y Jacob; no por ambición de primogenitura ni por afán de riquezas, sino por congénitas diferencias, de sentimientos, de ideas. De niños se dan puñetazos, de adolescentes son contrarios en todo, incluso en las opiniones políticas, pues mientras uno de ellos es monárquico, el otro apoya la república. La única vez que experimentan el mismo sentimiento, es para enamorarse ambos de Flora, hija única de la inquieta y ambiciosa doña Claudia. Flora es una muchacha hermosa y buena pero, a juicio de un amigo de la casa, el consejero Ayras, incomprensible. Los gemelos la aman y ella les corresponde sin demostrar preferencia alguna, ambos le parece que forman uno solo, tan idénticos son físicamente; e incluso la diversidad de sus caracteres, se le aparece como los diversos aspectos de un todo único.
El valor del libro está en todo el arte con que Machado de Assis, pinta a sus personajes, fija sus caracteres, ilustra sus diferencias con extremada coherencia de imágenes, con análisis agudo, mientras describe el ambiente de Río de Janeiro y la época de la acción, creando una obra típicamente brasileña, incluso se podría decir "carioca", pero aparte de ello universal.