Prosas del Indio Uribe

Juan de Dios Uribe Restrepo

La prosa del Indio es única y soberana en los dominios de la lengua hispánica. Su corte, su estructura, su numen, aquel casticismo hipócrita; aquella limpidez helénica, aquel matizar suyo, aquella variedad en la unidad son un secreto que sólo el Indio poseyó. Amoldar la palabra y el tono de la idea, con filosofía y hermosura, no es tan factible, por más recursos gramaticales que se tengan. Las ideas pueden afluir como un torrente; pero al darles la forma adecuada, la forma verdadera, el torrente se convierte en gotas. En este sentido, toda lengua es deficiente. Pero a una percepción tan luminosa como la de Uribe Restrepo, a un acopio ideológico tan bien metodizado, a un pensar tan seguro y tan pujante, no te ponen trabas las dificultades de expresión. Tal como el pensamiento formula, tal se produce. Y tanto, que sus escritos más concienzudos fueron dictados a los cajistas. Desde los misterios profundos de ese cerebro, salía la idea, en arreos bélicos, como la de la cabeza de Jove la deidad soberana de la sabiduría.