Mercedes

Marco Antonio Jaramillo Álvarez

Mercedes es la relación de unos amores campesinos, historia sencilla como las costumbres patriarcales de la familia a que pertenecen los héroes de la novela, pero historia demasiado cargada quizás del elemento trágico y de un desenlace reñido con la poesía.
Figuran en la novela que estudiamos hechos históricos ocurridos en Sonsón y en otros lugares durante la guerra de 1860, lo que comunica a la obra relativo interés, y la hará vivir entre los suyos como fruto primero de una civilización, a la vez que como recuerdo cariñoso de un amigo. No perdamos de vista que Mercedes fue escrita por el señor Jaramillo para su familia, y que ésta, movida por un sentimiento de legítimo orgullo, y cumpliendo disposición testamentaria, la publicó años después de la muerte del autor, y sin que él hubiera podido darle la última mano.
Sin proponérselo el autor, lo que se traduce en mérito, deja en la novela una enseñanza provechosa: la perversidad de Antonio, uno de los héroes; sus inclinaciones torcidas, las no domadas pasiones de su juventud, fueron letras giradas para el porvenir; como castigo a sus desmanes, la dicha que había soñado se evaporó con la muerte de su padre, primero; después con su enajenación mental, y luego con la eterna desaparición de su madre y de su novia.