Chapetones inconformes: La reconquista española (¿Pacificación?)

Emilio Arenas

De los errores de la Patria Boba fueron muy conscientes nuestros antepasados durante la Campaña Libertadora de 1819. Impidieron que las desavenencias los llevaran de nuevo al fracaso, como les había ocurrido cuando se enfrentaron socorranos y cundinamarqueses durante la Patria Boba. Pero a esos santandereanos la historia les tenía reservada otra oportunidad: unidos pudieron liberar a su patria de los españoles y en premio mayor a cuatro repúblicas más. No sucedió así para los guerreros liberales de los Mil Días: sus adversarios conservadores, aliados incondicionales de los Estados Unidos de América, cargaron implacables sobre los hijos de los socorranos toda la culpa por la pérdida de Panamá. El pueblo de Santander la aceptó valiente, convencido de ser culpable de desmembrar a la patria; las siguientes generaciones, afrentadas abatieron sus banderas y dejaron que otros pueblos usurparan su lugar.

Audiolectura