Flor de Fango

José María Vargas Vila

Luisa es joven y con una vida por delante, está encargada de la educación de dos niñas: Sofía y Matilde, esta última celosa de su belleza, que ha cautivado al joven Arturo de la Hoz, no propiamente hijo del hacendado Juan Crisóstomo de la Hoz, sino fruto de una «infidelidad» por parte de doña Mercedes Sánchez de Pescador y Robledo con un cura que, según ella, era él, «representante de Dios en la tierra». Los hombres de la casa amaban a Luisa a su manera: Arturo era tímido y no se atrevía a confesarle su amor, don Crisóstomo, al contrario, intentó abusar de ella en dos ocasiones; en una de ellas, Arturo salva a la protagonista y le declara su amor; después de este incidente Luisa se ve obligada a huir de la hacienda y deja desamparada a Sofía que la obligan a casarse con Simón, un hombre rico y poderoso en la sociedad.