Los Lugares Comunes

Beatriz Vanegas Athías

¿Y qué podrías extrañar de aquellos tiempos comunes? Una de las que contaste regó por todas partes la locura y tú, respetando sus dolores, narraste a sus hijos historias de doncellas y duendes en una tierra sin sueño. Ya no tendrás que sentarte a la puerta para verla pasar. ¿Y quién te afirmará que estando allí no hubiera escrito lo mismo? Como todos: rastros de nombres y principios. Remera en una tierra con ínfulas de mar. Muchos ríos corrieron aún antes que partieras. Diálogos de hombres y mujeres, versos que aparecerán en otro insomnio. ¿Quién te dirá cuántos cielos se perdieron en los comunes días? ¿Sabrá la poesía describir esos milagros? Aquí las palabras del valle, aquí las crueles voces en los mismos lugares, escuchadas, repetidas. Aquí, desprendidas del momento, esparcidas en la página, puestas allí, esperando su sitio. Buenos vientos te acompañan en el viaje que parece apenas comenzar. Yirama Castaño Estos "Lugares comunes" están habitados por imágenes punzantes y nostálgicas en torno a lo cotidiano, a la ausencia de los otros, a los espacios que se vuelven siempre una copia de nuestros miedos; y definitivamente a la vida misma que se hace frágil en un país acechado por la muerte. Esta obra nos conmueve tanto por la naturaleza de su contenido como por su refinamiento estético en el uso del lenguaje poético. ¡Qué buen motivo para vivir nuestra literatura!
Wilson Gómez Moreno