Mi cuarta septicemia

Horacio Quiroga