El Arte de Gorriar

Mario Palencia Silva

"El arte de gorriar" es un feliz encuentro. Concluyó con este título como punto final de un proceso paródico, al más hermoso, de uno de los libros de Julio César Londoño: "El arte de tachar". Luego de algunas etílicas deliberaciones, "alguien" cuyo nombre - como diría León de Greiff. "Si lo sé más no lo digo", acertó con la reflexión, valiosa por supuesto, acerca de la crítica y del crítico; lo propuso y bautizó, siendo acogido de inmediato por el autor. Hago reconocimiento de ello y a "ellos" por tan excelso producto.