Muerto Parado

Laura Margarita Medina Murillo

Viejos recuerdos de la niñez, tradiciones perdidas de nuestros pueblos, un viejo pordiosero con gran brillo en sus ojos y que esperaba la llegada de una mirada o una sonrisa que mitigara en algo su impuesta soledad, inspiraron esta historia llena de amor y desconsuelo.